Los vecinos se ponen cachondos de oirnos follar

Si pudierais escuchar los zambombazos que da el cabecero contra la pared, los gemidos de ella y os ibais a poner también cachond@s vosotr@s.

putas zorras